Hola Gente! Estos últimos meses me han mantenido mucho tiempo sobre el escenario, impartiendo conferencias a diferentes empresas. He tenido toda clase de público, diferentes géneros, perfiles socio-económicos, objetivos, intenciones.
Justo al escribir esto, acabo de regresar de Bávaro donde compartimos el taller #Voypormás con un grupo de 90 hombres y 7 mujeres de la empresa Grupo Atlántico, orientada al negocio de construcción. Chóferes de transporte pesado y asistentes, obreros de construcción, personal administrativo, consejeres, ingenieros… todos sin distinción se fusionaron en una mañana, donde se dieron algunos por primera vez permiso para liberarse de etiquetas y compartieron ambiciones y deseos. A ellos y a todos los que han sido parte, mi Gratitud sincera.
En este camino que nos ha llevado ya a compartir el mensaje con cerca de 5000 personas, en estos últimos 6 meses, lo que he podido percibir es que a pesar de las diferencias que pudieran tener, todos los seres humanos tenemos aspectos en común que de distinguirlos y trabajarlos podrían usar a su favor para conseguir su propósito y otros que de no reconocerlos y modificarlos se convertirían en frenos para alcanzar sus objetivos.
Estos son aprendizajes extraídos de mi vivencia como conferencista transformacional:
3 Frenos que limitan la actitud de ir por Más y mejor vida:

1- “ Un producto con etiquetas”: Que si los hombres no lloran, “que si no se tocan”, me criaron “pobre pero honrada”, “los hombres son malos”, “no tengo suerte”… Y esas son solo el principio de una serie de etiquetas que nos vamos imponiendo a lo largo de nuestras vidas y que condicionan nuestro comportamiento limitándolo a explorar que hay más allá de esos juicios impuestos. Yo apelo a que como todo producto tiene en su etiqueta fecha de vencimiento, TU reconozcas esas que te has contado hasta hoy y le pongas fecha para empezar a liberarte de esas presunciones y reconozcas todo lo que te espera sin ellas.
2- “No se creen Merecedores”: Muchos ven solo en otros la posibilidad de realizar sus deseos. Y ni siquiera intentan encontrar sus pasiones, porque no se creen con el derecho de reconocerlas. Creen que la vida es lo que les tocó y desconocen que la vida es mucho de lo que uno elige.
3- “Glorifican la Mediocridad: Hay una diferencia entre ser humilde, aceptándonos como somos, con todas las ventajas y desventajas, sin críticas que entorpezcan más si con reconocimiento para superarnos. He visto como muchos responden, “Lo hago así porque es como se hace. Así me han enseñado.” Y se mantienen haciendo más de lo mismo.
¿Cómo conseguirás el Cambio que te lleve a un nivel superior si insistes en hacer lo mismo? ¿Cómo esperas que otros reconozcan tu trabajo, si no superas lo que ya se ha hecho?
Desafiar la media e ir por más, es un primer paso para el cambio que traerá las nuevas respuestas que esperas para tu vida.