Cuando producía mi programa de televisión, “Hola Gente”, uno de los momentos que mas disfrutaba era el rol de “entrevistadora”, poder hurgar en los episodios poco conocidos de los personajes públicos y las enseñanzas de los mismos.

Por eso también me disfruto tanto las entrevistas que resaltan el lado humano de las figuras conocidas.

Hace unos días me topé en el periódico “El País”, una entrevista con Sylvester Stallone, a propósito del premio Globo de Oro, que le otorgaron por su actuación en “Creed”, su más reciente película, donde soltó los guantes de su emblemático personaje “Rocky” para convertirse en el entrenador de Michael B. Jordan el actor principal de esta película.

Una nominación al Oscar como Actor Secundario tiene Sylvester Stallone por esta producción cinematográfica y de esta entrevista sin desperdicios de la periodista Rocío Ayuso, extraje algunas frases que externó y les comparto lo que recibí a través de ellas:

 

1. “Me hace darme cuenta de que nada se acaba hasta que no hay más”: A veces creemos que el tiempo se nos agotó, que estamos “viejos” para tal o cual cosa, pero siempre hay esperanza y posibilidades. Estas solo se terminan cuando se acaba el ciclo en esta vida. Por lo que siempre habrá razones para seguir creyendo en que es posible.

2. “Rocky, Nunca tira la toalla. No importa lo hundido que esté, siempre vuelve a por más. Lo mismo que Stallone.”: Un personaje que el creó y que tiene mucho de Stallone. La pelea solo se pierde cuando dejamos de accionar, no importa que tan golpeados estemos, la única y mejor opción es levantarse.

3. “Me llevó tiempo aceptar que era básicamente el entrenador del nuevo Rocky. Que la película no es mía, que estoy ahí para apoyar a los demás”: Cuenta que rechazó el proyecto de primera intención porque no se veía como entrenador. Obvio, que le gustaría seguir siendo el héroe y no el segundón en un filme que protagonizaba un desconocido como Michael B. Jordan.

Al aceptarlo, y colocarse en ese rol secundario, Stallone nos enseña el valor de aprender a domar el ego. Ese “Yo” que reclama protagonismo y merecimiento.

Con estos resultados se evidencia que en la vida no necesariamente ganamos siendo el Principal o los primeros, que también hay mérito en ser el Mejor Secundario.

4. “La familia…mi mayor premio”: El amor por la familia también influyó en su decisión de aceptar su papel como secundario en Creed. Su esposa, fue quien insistió en que lo retomara. El filme le brindó la oportunidad de darle en la película, un último homenaje a su hijo Sage, fallecido en 2012 de un ataque al corazón cuando solo tenía 36 años.

5. “Mi vida se compone de un 96% de fracasos y un 4% de éxitos”: Hoy este casi seguro ganador del Oscar, tiene en su currículo 32 candidaturas al premio Razzie destinado al peor actor del año.También en el 2000 fue nombrado el peor actor del siglo pasado.

¿Quién lo diría hoy al ver a todos sus compañeros de la industria ovacionándolo cuando recibió su primer Globo de Oro en Enero 2016?

Reconocer el aprendizaje de los fracasos hace que apreciemos en sustancia, ambas cosas, éxitos y fracasos.

 

6. “Miren adelante sin miedo, no teman al fracaso”: Este maestro de las caídas de los tropiezos y fracasos, que según cuentan en sus inicios, llegó a vender a su perro para poder comer, el Instituto de Cine Americano lo situó entre los 10 grandes héroes de Hollywood con una fortuna que hoy se calcula en unos 367 millones de euros, parte de ella relacionada con el negocio del fitness.

 

Edificada tras este “entrenamiento intensivo” para la vida, que ofreció al cierre de la entrevista como consejo, despojarnos del miedo a fracasar para que no dejemos perdidos en el camino, la posibilidad de vivir la vida de grandeza, propósito y legado que merecemos.

 


 Pueden leer el artículo completo del periódico El País aquí.